Páginas

sábado, 1 de marzo de 2014

Cuida tu piel, solo tienes una! 1. Limpieza

La piel es el órgano más grande que tenemos en el cuerpo, el que nos protege de agresiones externas, de microorganismos, de los rayos del sol, de golpes, ayuda a regular nuestra temperatura, a desprenderse de lo que sobra (sebo, sudor, toxinas) y a retener lo que no, es lo primero que nosotros mismos y los demás ven de nosotros, en la piel podemos ver reflejada la edad y la salud de una persona. Por eso es importante cuidarla a diario. En este post no voy a hablar sobre marcas ni productos específicos cada una debe dar con los suyos, que debe elegir según su tipo de piel, necesidades, gustos y economía.




El primer paso para conseguir una piel sana es una higiene diaria completa, sin quedarse cortos ni extra limitarse, lo ideal es limpiar la piel por la mañana cuando nos hemos levantado para retirar de la superficie los residuos de los que la piel se ha ido deshaciendo durante la noche, os recuerdo que el momento de máxima regeneración de la piel ocurre por la noche. Podemos comenzar con un gel suave y aprovechar el momento de la ducha para aplicarlo, a mi me gusta limpiar mi piel en este momento con jabón de alepo natural, si vuestra piel es seca o sensible hay en el mercado productos como aguas micelares, que son muy suaves y ayudan a retirar la suciedad. En pieles sensibles es mejor evitar la limpieza con agua y jabón y algunos tónicos ya que pueden resecar algo la piel. 

Por la noche nos hayamos maquillado o no es esencial limpiar el rostro, primero con un desmaquillante para arrastrar todo lo que hay en la superficie y después con un limpiador para dejarnos una piel más limpia y fresca. Si la piel no está completamente limpia los productos de tratamiento que usemos después no funcionarán ya que no penetran en esta. Tanto en desmaquillantes como en limpiadores tenemos que elegir productos para nuestro tipo de piel, ya sean cremas, espumas, agua micelar, etc.... Los productos que se retiran con agua (geles, espumas y jabones) tienden a resecar más la piel y los cremosos al revés, aunque hoy en día podemos encontrar estas dos texturas en productos para diferentes pieles.

Cuando desmaquillamos es recomendable seguir ciertas pautas para hacerlo correctamente, incluso hacerlo en varios pasos y con diferentes productos, para los ojos podemos hacerlo con un producto específico como bifásicos que retiran muy bien máscara de pestañas, sombras, eye liner incluso los waterproof, también funcionan bien para retirar los labiales, es muy sencillo, cogemos dos algodones impregnados en producto, los colocamos encima de los párpados, esperamos unos segundos a que el desmaquillante ablande el maquillaje y deslizamos de forma suave los algodones hacía abajo, si el desmaquillante es bueno en este paso se habrá retirado casi todo, podemos repetir el proceso de nuevo para terminar, en la linea inferior, podemos usar un bastoncillo impregnado en el producto, lo importante es no restregar ni hacerlo de forma brusca, ya que lo único que conseguimos es romper o arrancar las pestañas e irritar la piel del contorno de ojos, una zona muy fina y delicada. 
Una vez desmaquillada esta zona seguimos con la piel del rostro, comenzamos en la frente (de centro a fuera), seguimos por los pómulos (haciendo redonditas y forma ascendente hacia la sien) seguimos por la nariz, la barbilla, papada y nunca olvidar el cuello y las orejas.

Si usamos tónicos recomiendan evitar los que contienen alcohol, por ejemplo en pieles grasas, ya que la piel se defiende de este ''ataque'' enviando más grasa. 

A mi me gustan más los reequilibrantes y usarlos según la necesidad diaria (más sebo, piel deshidratada etc...) 

Una vez a la semana o cada quince días es importante realizar un peeling o exfoliación, que pueden ser mecánicos (con granitos) o enzimáticos (ácidos), este paso ayuda a limpiar los poros y retirar las células muertas de la superficie de la piel, este paso ayuda a la regeneración de la misma, conseguiremos que la piel se vea mucho más bonita, más luminosa y más limpia. Igual que el resto de productos se debe elegir según nuestras necesidades, los mecánicos pueden tener varios tipos de grosor en cuanto al grano, si nuestra piel es sensible debemos buscar uno suave, si en cambio tenemos una piel agradecida puede ser más grueso, eso sí, los más gruesos son recomendables para el cuerpo y no para el rostro donde la piel es más fina, si tenemos acné o la piel madura es preferible recurrir a los enzimáticos, ya que algunos exfoliantes en grano pueden irritar las zonas de acné y romper estos granitos, en las pieles maduras evitaremos realizar tanta fricción. Con cualquiera de los dos hay que evitar el contorno de ojos. También podemos recurrir a un centro de belleza ( esto igualmente importante dos o tres veces al año, para realizar una limpieza profunda).

Pensaba hacer todo el post completo hoy pero veo que va a ser muy largo así que lo voy a dividir en varias partes, espero que os resulte interesante, muchas de vosotras ya conocéis estos pasos pero muchas otras no y me parece algo esencial, mucho más que maquillarse o conocer 200 productos de cosmética, si no se usan correctamente no conseguiremos nada con ellos, si no sabéis por donde comenzar podéis preguntar a vuestro dermatólogo, en algunas farmacias también podéis encontrar expertos en la piel, al igual que en centros de belleza, así conoceréis vuestras necesidades y que productos son recomendables para vuestro cuidado diario.






3 comentarios:

  1. Excelente información
    gracias x compartirlo :D
    Saludos de Lissy

    ResponderEliminar
  2. Hola, algo que he aprendido, lo de dejar los discos con el desmaquillante unos segundos para que ablande el maquillaje no lo sabía y me parece muy buena idea yo directamente arrastraba para abajo, besos

    ResponderEliminar

Me encanta conocer vuestra opinión, muchas gracias por visitarme y comentar!!

Si vas a hacer publicidad de tu blog o página, pedir seguidores etc..., por lo menos comenta (y lee) la entrada ;) Me reservo el derecho de eliminar el comentario

Blogging tips